VOLVER AL INICIO

 

Afecta a electores de Carabobo, Distrito Capital, Miranda, Lara, Táchira y Zulia
CON MANIPULACIÓN DE CIRCUNSCRIPCIONES
SE PRETENDE ALTERAR LA VOLUNTAD DEL PUEBLO

(Caracas, 20 de enero 2010 / Nota de Prensa Súmate 314) - De los ocho  estados cuyas circunscripciones sufrieron cambios, Súmate solicita al directorio del Consejo Nacional Electoral explicar al país especialmente cuáles fueron los criterios técnicos que condujeron a la modificación correspondiente a seis de ellos (Carabobo, Distrito Capital, Lara, Miranda, Táchira y Zulia), que concentran el 50,53 por ciento de la población electoral y eligen a 63 diputados. 

Esta organización ciudadana desmiente la afirmación de la presidenta del CNE Tibisay Lucena, al decir que se habían respetado los criterios utilizados en el pasado para la conformación de estas áreas geográficas electorales, entre ellos el de tradición electoral y los principios fundamentales de equilibrio, equidad y justicia electoral (principio de legalidad); y el de similitud en la continuidad geográfica, económica, social y cultural (principio de homogeneidad); cuando en realidad produjeron cambios profundos en las circunscripciones de los estados del país que tradicionalmente han sido adversos al oficialismo, que como resultado de un análisis exhaustivo, se concluye que pretende restarle representación en el parlamento a la mayoría democrática del país.  

Como ejemplo de esta manipulación en la conformación de las circunscripciones está el caso del Distrito Capital, que ahora tendrá cinco circunscripciones con derecho a elegir siete diputados nominales. En este caso particular, de acuerdo a esta organización con experticia en materia electoral, hay varios cambios que pudieran afectar los resultados de los sectores que adversan al gobierno nacional. Uno de ellos es la eliminación de la circunscripción que conformaban las parroquias El Paraíso y La Vega, cuyos electores antes tenían el derecho de elegir un diputado, para sumarlas ahora a las parroquias Macarao, Antímano y Caricuao, que en el pasado también conformaban un circuito con un diputado; y ahora la convierten en uno solo circuito con derecho a dos diputados. De acuerdo con esta organización, la opción partidista que obtenga la mayoría simple de los votos obtendrá estos dos curules en la Asamblea Nacional. Súmate exige asimismo al CNE explicar las razones por las que dividió a las parroquias Sucre y 23 de Enero, que en el pasado conformaban una sola circunscripción, en dos nuevos circuitos, con la suma de otras parroquias para cada una de ellas. 

Dentro del estado Miranda destaca también el caso de los municipios Chacao, Baruta y El Hatillo, que anteriormente formaban una unidad geográfica electoral, pero que en la nueva conformación le fue anexada la parroquia Leoncio Martínez, separándola del Municipio Sucre. Aquí también queda demostrado que se pretende unir el voto opuesto al gobierno nacional, y restárselo a la parroquia Petare. 

Llama la atención la forma como fue fragmentado el municipio Sucre, en el que la parroquia Petare forma ahora una sola circunscripción, con derecho a elegir un diputado; mientras las parroquias Caucagüita, La Dolorita y Filas de Mariches de esta misma localidad municipal fueron unidas a los municipios Plaza y Zamora para escoger otros dos diputados, donde el análisis de los resultados históricos es favorable al oficialismo. 

Otro caso que demuestra la manipulación fue la división de las circunscripciones en el estado Zulia. El municipio Maracaibo pasó a estar conformado por cinco circunscripciones para elegir igual número de diputados nominales, cuando hasta ahora formaba una sola entidad electoral que elegía cuatro diputados.  

En los estados Carabobo y Lara los cambios buscan agrupar en una circunscripción votos que tradicionalmente han sido opuestos al oficialismo. En Carabobo se conformó una circunscripción con los municipios Naguanagua, San Diego y las parroquias San José, El Socorro, Candelaria y San Blas del norte del municipio Valencia. En Lara se desmembró el municipio Iribarren, de manera de agrupar las parroquias Catedral y Santa Rosa con los municipios Palavecino y Simón Planas. 

La manipulación de las principales circunscripciones electorales, en la que resalta la agrupación discrecional de municipios con parroquias, fue justamente una de las irregularidades denunciadas por Súmate sobre la inconstitucional Ley de Procesos Electorales aprobada por la Asamblea Nacional el año pasado; además del diferimiento de las elecciones de Concejos Municipales y Juntas Parroquiales y el nombramiento de dos rectores y sus cuatro suplentes sin cumplir con el requisito fundamental de no estar vinculados con ningún partido; son muestras de cómo el gobierno continúa intentando aplicar el ventajismo y la instauración de un diseño electoral parcializado y poco transparente.  

Sin embargo, estos nuevos obstáculos, violaciones e irregularidades exigen que los venezolanos asumamos como indispensable la creación de una plataforma de vigilancia electoral como nunca ha existido antes, ya que contar con la mayoría del electorado deberá complementarse con la organización y el desarrollo de una estrategia unitaria para que la votación masiva esté acompañada de una eficaz defensa del voto.
 

 
 

Asociación Civil Súmate | Twitter: @sumate