VOLVER AL INICIO

 

 

 

Ante su inutilidad para regular el sistema de distribución de alimentos

CAPTAHUELLAS SÓLO SIRVEN PARA INTIMIDAR AL CIUDADANO

 

(Caracas, 30 de Agosto de 2014 - Nota de Prensa Súmate 523) - Súmate manifiesta su rechazo a la decisión del Ejecutivo Nacional de implantar el sistema biométrico o “captahuellas” en la red nacional de centros de abastecimiento públicos y privados anunciado para entrar en vigencia a partir del 30 de noviembre próximo, porque es otra restricción más a los derechos y libertades de los venezolanos, como ha venido ocurriendo en los últimos años.  

La razón fundamental de este rechazo es que con la aplicación de este mecanismo se castiga al ciudadano común y al pueblo en general, al obligarlos a someterse a un sistema tecnológico de racionamiento de alimentos y productos para la salud e higiene personal, que a todas luces no solucionará el problema de la oferta suficiente y la distribución permanente de estos insumos de primera necesidad. 

Nos negamos a aceptar la aplicación de este tipo de medida, porque como ciudadanos de la República Bolivariana de Venezuela tenemos el derecho a elegir la cantidad y la calidad de los bienes y servicios que necesitamos y podamos adquirir para satisfacer las necesidades de nuestras familias y, al mismo tiempo, el gobierno nacional está obligado a garantizar “…su disponibilidad suficiente y estable… y el acceso oportuno y permanente a éstos…”, derechos consagrados en los artículos 117 y 305 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. 

Desde el año 2004 hemos advertido reiteradamente que el sistema biométrico o “captahuellas” aplicado en la herradura de votación: 

a)    No impide que una persona vote en sustitución de otra porque, de acuerdo con el Reglamento Electoral, el elector puede sufragar aun cuando su huella no coincida con la registrada en el sistema, pudiendo así usurpar la identidad de cualquier elector que aun no haya ejercido su voto.

b)    No garantiza el principio por el cual fueron justificadas de “Un elector – Un voto”, ya que con una o varias cédulas forjadas le es posible a un mismo elector votar en múltiples ocasiones, siempre que lo haga en distintas mesas de votación, incluso dentro del mismo centro, sin que el sistema logre identificar que dicha irregularidad se está cometiendo.

c)    Se ha utilizado como un mecanismo de intimidación, ya que aunque se ha demostrado técnicamente que las CaptaHuellas no permiten conocer el voto de cada elector, son numerosas las denuncias de que en organismos de la Administración Pública, Misiones Sociales y dependencias Gubernamentales en general, se le hace creer a las personas que se conocerá su intención de voto y que serán despedidos o privados de algún beneficio si sufragan en contra de la opción del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El sistema biométrico aplicado a la Red Nacional de Expendio de Alimentos persigue, de acuerdo con declaraciones de voceros del Gobierno Nacional, los siguientes objetivos: eliminar el contrabando, limitar las compras de los productos de manera eficaz y garantizar el pleno abastecimiento de los mismos a la colectividad. Desde la experiencia de contraloría electoral acumulada desde 2004, indicamos las “Consideraciones Técnicas” (CT) y las “Limitaciones Técnicas” (LT) de este sistema, donde queda evidenciado que no podrá cumplir los objetivos planteados. 

CT. 1)Implantación de Captahuellas en todos los puntos de venta (cajas) de todos los establecimientos públicos y privados de expendio de alimentos, medicinas y productos regulados de primera necesidad: LT. 1) En el caso de que se instalen unas 100.000 captahuellas en igual número de puntos de ventas, debería hacerse una inversión sólo para equipos biométricos de más de 1.500 millones de Bolívares (Casi 140 millones de dólares calculado a SICAD 1). Adicionalmente, esto implicaría la incorporación y formación de por lo menos 150.000 personas para la administración de este mecanismo con el fin de garantizar su correcto funcionamiento, como también la adecuación técnica de los terminales de venta de cada establecimiento y la incorporación de servidores para recibir y procesar millones de datos que se generan diariamente y que se acumularán por varios días o semanas para conocer la conducta de consumo de los venezolanos. Algunas preguntas que debe responder El Ejecutivo Nacional: ¿Quién paga o quiénes asumen estos costos? ¿Existe la infraestructura técnica para que el sistema funcione según lo prometido? ¿A quiénes le van a atribuir la responsabilidad y cómo se va a solucionar el aumento de las colas para pagar en los supermercados, mercados, abastos, farmacias entre otros por el tiempo que consumirá el procesamiento de los datos por la aplicación de esta medida? ¿No es el número de la cédula identidad, dato que ya registran los sistemas de facturación y el Seniat, suficiente para conocer el consumo de los venezolanos? 

CT. 2) Impedir que un ciudadano compre más de dos veces el mismo producto en un tiempo determinado ¿día, semana o mes?: LT. 2) Para lograr este objetivo es necesario la construcción de una base de datos nacional de huellas que se alimentaría en tiempo real, contra la cual se verificaría cada huella registrada en cada terminal. Ello implica la realización en simultáneo vía internet de millones de consultas a una base de datos que crecería exponencialmente minuto a minuto y que deberá interactuar de forma bidireccional con todos los terminales de venta y/o servidores de los miles de establecimientos de expendio de alimentos a nivel nacional, lo cual es imposible debido a las limitaciones tecnológicas asociadas a la disponibilidad de ancho de banda y de servidores robustos, como también que nuestro servicio de internet es muy lento e intermitente, además de las constantes fallas del servicio eléctrico en todo el territorio nacional. En los últimos procesos electorales, el sistema solo ha impedido que un ciudadano vote más de dos veces en una misma mesa de un centro de votación, que trasladado a un establecimiento solo impediría que una persona compre el mismo producto dos veces en una misma caja o a lo sumo en el mismo establecimiento. 

CT. 3) Revisión posterior de las huellas y otros datos recabados por cada captahuellas en los miles de centros de abastecimiento públicos y privados, para aplicar sanciones y los correspondientes correctivos: LT. 3) En el sistema electoral, a pesar de que se ha utilizado un nivel de rigurosidad bajo, en las Elecciones Presidenciales del 7 de Octubre de 2012 (último dato suministrado por el Consejo Nacional Electoral, CNE, ya que se negó a entregar esta información en las elecciones siguientes), las revisiones posteriores de las máquinas CaptaHuellas arrojaron que la huella de más de 700.000 votantes no coincidió con la huella previamente registrada por el CNE, arrojando cuatro posibles escenarios, todos alarmantes: 1) 700 mil electores usurparon la identidad de otro ciudadano; 2) el sistema arrojó 700 mil falsos negativos, lo cual demuestra la vulnerabilidad del mismo (aproximadamente el 5 por ciento de error); 3) la base de datos del CNE tiene un alto porcentaje de huellas erróneas o de muy mala calidad; y 4) una mezcla de los tres escenarios anteriores. Esta situación es grave ya que se verifica, aun con niveles de rigurosidad bajo en la identificación del Sistema Biométrico, un nivel de error inaceptable, que afecta la transparencia del sistema electoral, tal como lo hemos denunciado oportunamente. Sin embargo, en el caso electoral, como explicamos anteriormente, en casi todas las situaciones posibles se le permite votar al elector para no vulnerar su derecho al sufragio. En el caso de la compra de alimentos se debe responder esta pregunta: ¿Se le permitirá comprar al ciudadano aun si la CaptaHuella indica que ya compró? Además, la posterior revisión de estos datos y la aplicación de las sanciones o acciones correctivas correspondientes requeriría de un equipo humano altamente calificado y el desarrollo de una burocracia orientada a identificar, localizar, perseguir y sancionar a los ciudadanos que se determinen (de acuerdo con criterios que son altamente discrecionales y violando la Constitución) han incurrido en faltas asociadas con la compra “excesiva” de alimentos y/o bienes de primera necesidad. 

Si el sistema es incapaz de cumplir con los objetivos para los cuales está siendo propuesto nos preguntamos ¿Por qué la insistencia del Ejecutivo Nacional en seguir adelante con la implantación del mismo? ¿Persigue con ello intimidar, perseguir y aterrorizar al ciudadano común?

 

…Construimos Democracia

 
 

Asociación Civil Súmate | Twitter: @sumate