VOLVER AL INICIO

 


Decisión del TSJ ratifica posición de Súmate
“CNE DEBE RESPONDER AL PAÍS POR FRACASO DE REVOCATORIOS”

(Caracas, 07 de Julio 2007 - Nota de Prensa Súmate 222) - Para Súmate la decisión del Tribunal Supremo de Justicia fechada el 4 de julio, en respuesta al recurso de interpretación presentado por el CNE ante la ausencia de una Ley de Referendos y los vacíos legales sobre la sustitución de los funcionarios regionales de elección popular revocados, ratifica sus argumentos de que los referendos son inútiles, porque no conducen a elecciones. 

Esta sentencia tardía del máximo tribunal, posterior al proceso de recepción de firmas o manifestaciones de voluntad para la convocatoria de los revocatorios, expresa que los alcaldes revocados serán reemplazados por concejales, lo cual para Súmate es un “balde de agua fría” para quienes lograron activar estos procesos, ya que los sustitutos que cumplirán el período restante no serán producto de una elección popular, sino designados “a dedo” por concejales que pertenecen en su mayoría a las mismas agrupaciones políticas que respaldaron al funcionario a revocar. De esta manera se continúa desvirtuando el mecanismo de los RR. (Ver cuadro anexo con esta información detallada)

Rectores del CNE deberían responder por el fracaso de referendos

Según Súmate, el fracaso del proceso de recepción de manifestaciones de voluntad llevado a cabo por el CNE entre el 16 al 18 de junio de este año, que con una muy escasa participación ciudadana logró apenas la activación de 10 de las 167 solicitudes de referendos revocatorios, podría costarle el cargo a los directivos de este organismo en cualquier país donde se respetase la institucionalidad democrática. Esto también hubiera sido tema para un debate en cualquier parlamento democrático, lo cual hasta la fecha no ha ocurrido. Por el contrario, los rectores del CNE han declarado que la responsabilidad recae sobre los solicitantes de los referendos, aunque algunos de ellos habían requerido previamente al organismo comicial la suspensión de dicho proceso. 

Según declaraciones anteriores de voceros de Súmate, el fracaso de los revocatorios era previsible porque el CNE desvirtuó el mecanismo democrático del referendo revocatorio, al secuestrar un proceso netamente ciudadano, y al conocer el vacío legal existente que no consideraba la futura elección de los funcionarios revocados y no exigir un pronunciamiento oportuno del TSJ sobre el recurso de interpretación de este asunto que introdujo ante la Sala Constitucional. Además, el Poder Electoral incurrió en gastos innecesarios, cuyas cuentas aún no ha presentado al país, que pudieron ser destinados a solucionar problemas graves como la inseguridad y la falta de viviendas para los ciudadanos.

Ahora Súmate insiste en demostrar la inutilidad de los Referendos Revocatorios, refiriéndose a la reciente decisión del CNE de suspender la segunda jornada de recepción de manifestaciones de voluntad para activación de revocatorios, que el mismo organismo comicial había previsto originalmente para el segundo semestre de 2007.

Al CNE lo ilegítima su origen y su desempeño

Otra de las causas que contribuyó al fracaso de esta consulta es la desconfianza en el CNE, generada por su ilegitimidad de origen y desempeño. Al respecto, Súmate reitera la denuncia que ha venido haciendo desde la designación misma de la actual directiva del organismo por la Asamblea Nacional en 2006, que a su juicio fue violatoria del artículo 295 de la Constitución. 

Adicionalmente, el Poder Electoral no está dando respuesta y garantizando los mecanismos de participación de los ciudadanos, cuando está en mora con proyectos de leyes electorales y cuando incumple con su deber de informar oportunamente a los ciudadanos acerca de los procesos que está conduciendo. La carencia de acciones genuinas del CNE para la generación de confianza en el electorado, obstaculiza las posibilidades de los venezolanos para ejercer su ciudadanía a través de los mecanismos electorales.

Esta organización insiste en la necesaria búsqueda de la legitimación de la directiva del Poder Electoral, según el procedimiento establecido en la Constitución Bolivariana, que conduzca a la designación de rectores que puedan garantizar la independencia, imparcialidad y transparencia en los próximos procesos electorales
.

…Construimos Democracia

 
 

Asociación Civil Súmate | Twitter: @sumate